El siglo del Yo: Máquinas de felicidad

julio 22, 2007 § Deja un comentario

Vía Decondicionamiento.org.

De mecanismos de control, consumismo y psicoanalisis:

Deleuze y la comunicación

julio 20, 2007 § Deja un comentario

“Hace falta apartarse de la palabra. Crear siempre ha sido algo distinto que comunicar. Puede que lo importante sea crear vacuolas de no comunicación, interruptores para escapar al control.”

– Deleuze en Control y Devenir (Entrevista con Toni Negrí)

Chamanes [Pos]modernos I | The Goddess Bunny

julio 19, 2007 § 2 comentarios

Entrevista con el director del documental sobre la vida de The Goddess Bunny.

Torrent del documental vía Gpod

El medio es el mensaje

julio 18, 2007 § Deja un comentario

Marshall McLuhan, extraido de Wikipedia:

La famosa frase El medio es el mensaje (The Medium is The Message) nos lleva a la preguntarnos qué es el medio y qué es el mensaje.

Así como el medio es entendido como una extensión del cuerpo humano, el mensaje no podría ser entonces simplemente reducido a ‘contenido’ o ‘información’, porque de esta forma excluíriamos algunas de las características más importantes de los medios: su poder para modificar el curso y funcionamiento de las relaciones y las actividades humanas.

En esta línea, McLuhan definirá al ‘mensaje’ de un medio como todo cambio de escala, ritmo o pautas que ese medio provoque en las sociedades o culturas. De esta forma, el ‘contenido’ se convierte en una ilusión, en el sentido de que éste se encuentra enmascarado por la intervención del medio (la mediatización).

Medio y mensaje funcionan en pareja puesto que uno puede contener a otro: el telégrafo, contiene a la palabra impresa, que contiene a la escritura, que contiene al discurso… y así, por lo que el contenido se convierte en el mensaje del medio continente.

Habitualmente no notamos que existe interacción entre los medios y dado que su efecto en nosotros, en tanto audiencia, suele ser poderoso, el contenido de cualquier mensaje resulta menos importante que el medio en sí mismo.

El medio es el mensaje: el reloj

Manifiesto para cyborgs

julio 18, 2007 § Deja un comentario

Donna Haraway, “Manifiesto para cyborgs: ciencia, tecnología y feminismo socialista a finales del siglo XX”, en Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza (1991), Cátedra, Madrid

:::::::::::::::::::::::::::

El sueño irónico de un lenguaje común para las mujeres en el circuito integrado.

boy with machine

"Boy with machine" de Richard Lindner

Las páginas que siguen son un esfuerzo blasfematorio destinado a construir un irónico mito político fiel al feminismo, al socialismo y al materialismo. La blasfemia requiere que una se tome las cosas muy en serio y, para mí, es el mejor referente que puedo adoptar desde las seculares tradiciones religiosas y evangélicas de la política norteamericana -incluido el feminismo socialista-. Por eso, este trabajo es mucho más auténtico que si surgiese como mito e identificación. La blasfemia nos protege de la mayoría moral interna y, al mismo tiempo, insiste en la necesidad comunitaria. La blasfemia no es apostasía. La ironía se ocupa de las contradicciones que, incluso dialécticamente, no dan lugar a totalidades mayores, y que surgen de la tensión inherente a mantener juntas cosas incompatibles, consideradas necesarias y verdaderas. La ironía trata del humor y de la seriedad. Es también una estrategia retórica y un método político para el que yo pido más respeto dentro del feminismo socialista. En el centro de mi irónica fe, mi blasfemia es la imagen del cyborg.

« Leer el resto de esta entrada »

El Abecedario de Gilles Deleuze

julio 17, 2007 § Deja un comentario

Trancripción en castellano del Abecedario disponible vía Caosmosis aquí.

Video del Abecedario en Frances (con intro musical de Alain Souchon):

Parte 1 [de 2]

Parte 2 [de 2]

La personalidad flexible. Por una nueva crítica cultural

julio 17, 2007 § Deja un comentario

Por Brian Holmes
Traducción de Marcelo Expósito, revisada por Brian Holmes y Joaquín Barriendos

mediosEscribí “La personalidad flexible” durante 2001, basándome en investigaciones realizadas en los años del boom de la llamada ‘New Economy’. El texto enfatiza los aspectos culturales y el poder ‘soft’ del nuevo paradigma social, de acuerdo con el carácter de los años de gobierno de Clinton en los Estados Unidos y el de las formas tolerantes de la socialdemocracia, prominentes por aquel entonces en el occidente europeo. Pero el aparato tecnológico que este texto describe no ha hecho más que desarrollarse desde entonces, mientras que sus justificaciones culturales, aún más retorcidas, reflejan cada vez mejor el más insensible oportunismo. Desde entonces, lo que hemos observado a través del mundo es la implementación total del sistema flexible: un régimen de trabajo en el que la movilidad de la mano de obra y la flexibilidad de la jornada de trabajo se ven acompañadas por la constante vigilancia electrónica y el control directivo de la actividad laboral. Para caer en la cuenta de cómo funciona este sistema no es suficiente con mirar a los directivos paseándose por los aeropuertos con sus teléfonos móviles y ordenadores po rtátiles; es necesario observar también, en profundidad, toda la instrumentación del lugar de trabajo: dispositivos de identificación biométricos, programas contadores del uso del teclado, insignias electrónicas que permiten hacer seguimiento de las personas en la planta fabril, sensores GPS para vigilar el movimiento de vehículos, etcétera. Todos estos sistemas tecnológicos implican a la gente en un nuevo tipo de relaciones entre quienes controlan y quienes son controlados. A pesar del colapso del mercado financiero, el cual puso fin a la New Economy de manera abrupta, nos enfrentamos a un endurecimiento de las formas en que el trabajo se dirige y remunera, así como en las formas de psicología social que lo acompañan. Estas transformaciones se están extendiendo a los intentos de regulación de los flujos de población a través de las fronteras nacionales, los cuales se ven también sometidos a continuas identificaciones y controles. Se pueden hacer también consideraciones semejantes a propósito de las nuevas técnicas de examen del perfil de los consumidores, en interés de unas prácticas publicitarias cada vez más focalizadas y seductoras. Si algo ha cambiado desde que escribí el ensayo, por tanto, ha sido en la dirección de una intensificación de los procesos que en él se describen. [Brian Holmes, extracto de una entrevista con Robby Herbst, Journal of Aesthetics & Protest, invierno de 2005.]

« Leer el resto de esta entrada »

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para julio, 2007 en La Ciudad TecniColor.