Cultura de bajos, afrofuturismo y la Guerra Sónica de Kode 9

julio 25, 2016 § Deja un comentario

Entrevista originalmente publicada en Thump Mexico

Rosendo González Núñez es un filósofo nacido en Albacete, España y que ahora radica en un pequeño pueblo francés en los Montes Pirineos muy cerca de la frontera, donde se dedica a hacer vinos a parte de escribir textos. Mientras lo entrevistaba le llegaron dos ofertas de trabajo para publicar sobre el asunto francés de agitación social en el Periódico Diagonal y el CTXT, todo mientras cuidaba de los viñedos y me respondía algunas cuestiones. A Rosendo lo busqué porque publicó en su blog una traducción al español de la introducción de Sonic Warfare: sound, affect & the ecology of fear, investigación publicada por Steve Goodman alías Kode 9, alías el jefe de Hyperdub Records, para obtener su doctorado en filosofía, un texto fascinante por el que surgió la siguiente conversación:

cultura-de-bajos-afrofuturismo-y-la-guerra-snica-de-kode-9-body-image-1462570944

Thump: Me comentaste que “Sonic Warfare” te parece lo mejor que se ha escrito en el ámbito músico/ filosófico en los últimos años 20 años y a nivel filosófico lo mejor en los últimos 10 años. ¿Cuáles son tus motivos para considerarlo de tal manera?

Rosendo: Sí, lo incluiría dentro de una lista de los 10 libros de todos los tiempos que has de leer sobre filosofía de la música. En esta lista podría incluir el Nacimiento de la Tragedia de Nietzsche, Masa y Poder de Elías Canetti, Ritmo y Tiempo de Bergson por ejemplo.

Lo que interesa especialmente del libro de Steve Goodman es que intersecciona tres ejes de la filosofía: El materialismo, la filosofía post-estructuralista de Deleuze, y la filosofía spinozista. Su libro ayuda a acercanos a la música, no desde un punto de vista cognitivo y simbólico sino corporal y sensitivo.

Desde como afectan las armas sónicas utilizadas por los ejércitos en nuestro organismo para disparar el miedo, hasta como funciona la música de bajas frecuencias y nos ayuda a mover las caderas. Todo ello hilvanado a través de una estupenda filosofía y teoría de la música, el cuerpo y las vibraciones. No importa tanto que dice una letra sino qué efectos y qué ecologías crea en las audiencias, es un librazo.

« Leer el resto de esta entrada »

Postales desde La Mancha: Geofilosofía, dignidad, lengua y nacionalismo

marzo 1, 2014 § Deja un comentario

1528619_602547623159454_1775890910_n

Colectivización agraria en Albacete 1936-1937

«Verde el campo y fructífero; hombres y rebaños igualmente holgados sobre la novísima tierra; igualmente adheridos a la fuerza de la colina, a la población audaz y laboriosa; aquí, en el interior, un país paradisíaco […] Por entero me entrego a este designio, que esa es la última palabra de la sabiduría; sólo merece libertad y vida quien diariamente sabe conquistarlas. Transcurran aquí de ese modo sus activos años, cerrados de peligro, el niño, el hombre adulto y el anciano. Un gentío así querría yo ver y hallarme en terreno libre con un libre pueblo» [Fausto, Goethe: 11563-11580]

Hace ya un mes que abandoné Albacete camino de nuevo a la viña francesa (sic). Aún así escribo una postal como si aún estuviera allí pendiente de una otra que todavía me quedó en el tintero. Albacete es la tierra en la que me crié y en la que se supone que la mayoría de mis conexiones neuronales y mis formas de entender el mundo se desarrollaron. Son muchos los años que han pasado desde que dejé de vivir allí y mucho el tiempo en que no la visitaba de manera profunda. Supongo que otra mucha gente ha pasado por muchos más sitios que yo, no voy a hacer recuento de ellos ni a presumir, no me interesa. Si me interesa en este caso particular mi estancia en Valencia (Cataluña) y especialmente Galicia. parte de la «perifería nacionalista del estado español». Dos territorios, especialmente este último, que ya forman también parte de mi cuerpo y, por supuesto, mi corazón. No en vano, en Albacete no pocos amigos me llaman el gallego de La Roda (por la consiguiente entonación melódica y alargada gallega), mientras que paradojicamente en Galicia me recuerdan que aún conservo un cierto acento castellano (manchego). Llega a hacer gracia, aunque a veces te haga pensarte como no perteneciente a ningún sitio, es la propia historia grabada en la lengua.

Y me resulta curiosa esta fijación en la lengua y el lenguaje. Para cualquiera de los habitantes independentistas y nacionalistas de los territorios que he habitado (España, Galicia, Cataluña, Valencia, Francia) viene a conformarse como un elemento central de identidad. Y son palabras todas estas: identidad, lengua, nacionalismo (soberanía) que tienen su origen en la modernidad y no dejan de resonar con ella. No se si inocentemente pero muchas veces pienso que todas estas palabras son tonterías, codificaciones que de un periodo (muy) concreto de la historia nos dimos los humanos para nuestra organización política, cultural y social. ¿Es hora de situarse un poquito más allá? Los niños de los sitios que he habitado suelen aprender como primeras palabras siempre cosas parecidas: papa, mama, caca, pipi. Al igual que pienso que existe una especie de lenguaje universal (entre muchos otros) que permite en primer lugar una comunicación entre especies más allá de los límites de las gramáticas modernas, la normalización lingüística y las reales academias de la lengua. Una comunicación que tiene que ver con el movimiento, la química, la mirada, lo no verbal, el olfato, la entonación, el sonido, etc. La búsqueda de un lenguaje universal y común debería empezar antes que por el esperanto por los animales, las plantas y la materia inorgánica. Ahí creo que encontraríamos verdadera comunciación y verdadera sabiduría y quizá también encontraríamos una Nueva Tierra, un nuevo nacionalismo si se quiere.

Y he dicho inocente porque bien es sabido por todos la relación que el lenguaje ha tenido con el poder. No hace falta irse a lecturas posmodernas de Foucault y Buttler sobre la performatividad del lenguaje, muchas han sido las historias de vida que a lo largo de mi camino he oído sobre traumas relacionados con la utilización de ciertas lenguas como la gallega o el euskera. Por un lado la identificación entre el gallego y el paleto de pueblo por otro la relación entre el euskera y el nacionalismo (y también los paletos de pueblo). Las lenguas de la «periferia española» se han conformado así como un instrumento de resistencia frente al imperialismo y los afanes absolutistas. Algo lleno de una profunda dignidad y merecedor de una gran admiración por todos nosotros. Ahora bien, la lengua y el poder no han ejercido solo su influencia en los territorios de la «periferia española»: los mapas son mucho más complejos que una serie de retículas cuadriculadas sobre un papel en dos dimensiones. Sólo hace falta visitar el agro albaceteño o ver a los españoles (muchos andaluces y castellanos) que trabajan en el campo francés para comprobarlo: muchos son analfabetos y muchos otros muestran serios problemas con las lenguas y normativas imperiales. No todos los habitantes de Castilla son hidalgos del medievo o grandes terratenientes al igual que los habitantes de Galicia pueden ser igualmente absolutistas a través de normativas que devienen (nuevamente) imperiales. No. Tampoco el flamenco es una lengua imperial, sino una lengua nómada y gitana que se vive en los «peores tugurios» de Albacete y Andalucía, al igual que ocurre con el jazz (por mucho que ambas hayan querido ser capturadas por la alta cultura). Incluso, voy a decir más, si realmente a lo material y económico nos referimos vamos a encontrar mucha más pobreza y desempleo a lo largo de la modernidad en el sur (españolista) del Reino de España que en el norte (nacionalista periférico). Mucha ha sido la pobreza y miseria que me han relatado los abuelos manchegos (al igual que, repito, su analfabetismo) y mucha es la pobreza que muestran los mapas del paro en la actualidad en el sur de España. Incluso si miramos al nivel de la política representativa, mientras que las luchas socialistas han estado muy presentes en lugares como La Mancha o Andalucía, lo han estado menos en otros lugares como Galicia. En la historia de la «democracia española» ha gobernado durante mucho tiempo en un sitio el PSOE y en otro el PP por poner solo un ejemplo númerico.

375736_529424727156731_1691214247_n

Mapa del paro en España 2013

Sinceramente, muchas veces no entiendo como los habitantes del «norte nacionalista» del Reino de España pueden echar la culpa de sus problemas a esta panda de desharrapados, que lejos de los estereotipos, no han hecho a lo largo de su historia más que trabajar y «tirar pa’lante» en gran parte como jornaleros en los grandes latifundios de estas tierras. Incluso es normal que a veces se vea con resentimiento esta visión de los «norteños» como cierto mecanismo de defensa de los propios intereses por encima de los de los sureños. No he parado de oír este argumento en Albacete, por cierto. La geofilosofía define a la gente del sur como más vaga, más callejera, más animal, más irracional, más corporal frente a los norteños que son más racionales, organizados, cabeza cuadradas, etc. Una división que se repite en un pais y otro o un territorio y otro, de forma relativa: España, Francia, Europa, Estados Unidos, el mundo, asociado generalmente al territorio (y su organización) y al clima. Si bien esta clasificación puede tener tintes de ser cierta no se pùede negar su enorme capacidad de esfuerzo y trabajo a los territorios sureños, junto a su enorme dignidad, al igual que tampoco se puede hacer más que comprobar empíricamente la mayor riqueza económica de los territorios norteños. Un pensamiento perverso de un Albaceteño podría llegar a decir: esta gente tiene más dinero, nosotros llevamos toda la vida dejándonos la espalda y la vida en el trabajo y aún así ¡van de víctimas!

Y así nos va (sic), buscando una salida a la modernidad (y la modernidad lingüística), los unos echan parte de sus culpas a los otros, y viceversa, mientras unos pocos se benefician de las miserias de los demás, cada vez más tras el fin de la clase media y el establecimiento de nuevas categorías sociales. Una cosa le diría especialmente a mis amigos gallegos al igual que también hay que recordársela a mis amigos albaceteños: no son pocas las ocasiones en que buscamos enemigos exteriores y ocurre que muchas veces el enemigo es interior. Los gallegos deberían preguntarse, entre muchas otras cosas, porque durante la historia de la democracia española ha ganado el PP en sus territorios. Los manchegos y andaluces deberíamos preguntarnos por que seguir aguantando con resignación y estoicismo esta situación de desigualdad social y económica, también por qué valoramos ciertas formas culturales más propias del patrón, del amo (así se sigue llamando al patrón en el agro rodense) y del señorito que del hombre de a pie.

Y es que tenemos mucho por construir. El éxodo hacia la nueva tierra no ha hecho más que comenzar. Es hora de alegrarnos <3

Los emisarios del apocalipsis: postales desde Francia I

junio 15, 2013 § 2 comentarios

Son las dos de la tarde, tras una intensa jornada de trabajo en el campo que empezó a las seis de la madrugada discuto con mis compañeros seasoniers sobre el fin del mundo. Tema sencillo, ya veis. La cuadrilla está compuesta de seis personas, según criterios identitarios y afectivos: un ruso-francés de unos veinticinco años llamado Pierre que excretado por la maquinaria disciplinaria francesa pasó diez meses en la cárcel por cargos de alcohol –como mucha otra gente de su edad en este país que dio nacimiento a Michel Foucault: Vigilar y castigar-, otro francés adorable llamado Pascal –al que “acusan” constantemente de gay dentro del domaine personas que posiblemente votarán al Frente Popular, ¡puagh!: la sociedad francesa es terriblemente familiar-, Josefina –una española de unos 60 años que lleva toda su vida de emigrante en Francia y a la que llamamos la mamá y todos respetamos: ojos vivos, cuerpo abrasado al sol e ingenio agudizado-, Maggie –inglesa de 45 años, con hijos, que huyó de una relación con final triste en su país natal y que posee un indescriptible atractivo salvaje junto a una fuerza indómita-, Tintín –amigo, compañero de aventuras desde hace tiempo y revolucionario en búsqueda de un futuro nómada: roots and future, podéis visitar su blog aquí– y yo.

El caso de Tintín y mío es similar al de muchos otros jóvenes españoles, buscamos una salida al desierto que ha invadido nuestro país natal. Queremos un futuro y decidimos autoexiliarnos, una decisión política y existencial. Consideramos que la vida no se puede reducir a esa cárcel en que se ha convertido España para mucha gente de nuestra generación. En unos días se unirán otros dos amigos españoles a nuestra cuadrilla mientras otro compañero de aventuras y revolución me ofrece irme un año a Ecuador donde están formando otra célula de autoexiliados –en la que ya habitan otros tres amigos gallegos. Puede que España se convierta en el principal país exportador de revolucionarios. Al menos mientras los impuestos de nuestros padres -esa clase media que desaparece perdidos en su propio delirio noventero- sigan pagando los palos que recibimos en nuestras espaldas por parte de antidisturbios que nos niegan una vida, mientras esos mismos padres intentan mantenernos en modo de supervivencia y dependencia económica de nuestras familias. Así de duro: entre nosotros ya empezamos a hablar en voz baja de generación perdida. Pero algunos ya nos hemos empezado a rebelarnos ante ese estatus: algo bueno tenía que tener todo esto.

Nuestro grupo de seasoniers conforma el paisaje típico de los márgenes del sistema productivo. Una estampa que ya viví hace siete años, trabajando en aquel caso en la vendimia española, donde por cierto ya no puedo trabajar, no solo porque paguen una miseria y cada vez haya menos trabajo sino porque la mayor parte de jornaleros son contratados ahora por empresas externas en el extranjero, principalmente en Marruecos. Pascal inicia la conversación sobre el fin del mundo: dice que un amigo le contó que el sol está a punto de estallar y con esa explosión se deshabilitarán todos los dispositivos electrónicos y de geolocalización: el fin de la civilización. La historia ya la había oído antes, en el 2012, con un significado para mí más narrativo que real. En ese momento Tintín salta y proclama que nosotros somos ya los emisarios del apocalipsis: los franceses no tienen ni idea de la que se les viene encima. Yo apostillo: el fin del mundo ya ha sido, nosotros habitamos el desierto, fait accompli. Explico que junto los nuevos emigrantes españoles, italianos, griegos y árabes que hoy se dirigen al centro del imperio (europeo) –Francia, Alemania, UK- se encuentran todos aquellos emigrantes senegaleses, marroquíes o rumanos que han decidido abandonar la miseria de la periferia europea –los PIGS– y sumarse a esta gran oleada migratoria. A Coruña se está quedando vacía de senegaleses, también de jóvenes. Aun así me pregunto ¿después de Francia y Alemania que parada nos espera? Esta es la last stop para todos los emigrantes de la globalización capitalista. El círculo se cierra. Las consecuencias de una emigración basada en la desigualdad llegan: realmente somos emisarios del apocalipsis.

Dudo que Francia pueda aguantar la presión migratoria que se le viene encima, a la que se le suma la presión proveniente de las banlieus y la inminente recesión de la que los franceses aún no tienen ni idea. No saben de la gente quemándose a lo gonzo delante de los bancos, de los policías acuchillando a vendedores de preferentes, de las derivas fascistas de un gobierno que se derrumba, de la revolución, de la depresión, de los padres y madres de familia desesperados ahorcándose y de los jóvenes con su sistema nervioso colapsado por la ansiedad y la falta de realización personal. Ayer tuvimos la reunión anual de evaluación de la producción y reparto de primas. Todo caras sonrientes, la empresa parece realmente una familia y no del tipo de esas multinacionales americanas o alemanas que juegan a paintball. Muy distante de las actuales reuniones de empresas españolas, con sus despidos, su mala leche, sus caras largas, sus EREs. Era como volver al pasado: back to the future. Pero las señales del futuro ya empiezan a llegar. A pesar de que los números de la empresa siguen creciendo, la deuda de los compradores ha subido un 10%, muchísimo más que el año pasado: Tintín y yo nos miramos y sonreímos, somos profetas de un apocalipsis que no tardará mucho en llegar, conocemos el futuro. Por supuesto, tras la reunión se desvelan los típicos conflictos de clase, los jornaleros cobran menos que los que están en la oficina a pesar de deslomarse al sol pero la grieta de esta sociedad francesa que se descompone aún no es lo suficiente grande y esa diferencia de clase aún no ha alcanzado las cotas a las que se llega tras una crisis como la española cuando la pequeña apertura se convierte en abismo. Como dicen en La Haine: Mientras se cae todo va bien, lo importante no es la caída, es el aterrizaje.

Finalmente el grupo de jornaleros acaba hablando de comunismo. La comunidad está muy presente entre los estratos más bajos de esta sociedad entre lo feudal y lo capitalista que es el domaine. Priman los afectos y la economía del don. Me recuerda a la edad media y las rebeliones de campesinos del siglo XVI con Thomas Muntzer a la cabeza. Aquellas rebeliones a las que los marxistas llaman despectivamente pre-revolucionarias y que dejaron Europa poblada de cadáveres de hombres y mujeres que lucharon por su libertad. Omnia Sunt Comunnia. Cadáveres que suponen la antesala del capitalismo moderno y el fin de un modo de vida. Hablamos entonces del lema “a cada uno según sus necesidades y de cada uno según sus posibilidades”. Ya solo quedan dos horas para acabar la jornada de hoy. Espero que no me entre más azufre en el ojo: quizá por eso relacionen a los comunistas con el demonio. Los jornaleros huelen mal, según dicen este olor no se me irá en menos de tres semanas, las clases altas no tienen ese problema. Hoy iré a la playa y visitaré al alcornoque centenario que está de camino. Es el más grande que he visto jamás. Abriré los pulmones y respiraré fuerte.

Todo está por construir: el apocalipsis es la apertura hacia lo posible, trés jolie como le decimos a nuestra cuadrilla de seasoniers mientras todos reímos.

Pd: Precisamente, y no es casualidad, el compañero Tintín publica hoy un nuevo post hablándonos sobre las postales. Muerte: te retamos. Leerlo aquí: http://ecosnomadas.blogspot.fr/2013/06/postais.html

El alcornoque centenario

El alcornoque centenario

GUERRA SÓNICA de Steve Goodman [Introducción]

diciembre 18, 2012 § 5 comentarios

SonicWarfareLogoStrepen1

Actualmente trabajo en la traducción de Sonic Warfare, el fantástico libro sobre filosofía de la música, guerra sónica y dub de Steve Goodman. Como presentación publico la versión preliminar en castellano de su introducción.

GUERRA SÓNICA.
SONIDO, AFECTOS y ECOLOGÍA DEL MIEDO.
Manuscrito original de Steve Goodman AKA Kode9
Traducción de Rosendo González Núñez

INTRODUCCIÓN

Es de noche. Estás dormido, soñando tranquilamente. De repente, el suelo comienza a temblar. Poco a poco la vibración aumenta hasta que te desvelas, intentando, en ese momento, agarrarrarte a cualquier sitio para no caerte. Sientes las ondas a través de tu cuerpo, constriñendo tus órganos internos hasta que golpean tu pecho y garganta, haciéndote imposible respirar. Cuando estas a punto de asfixiarte, el suelo se abre ante ti, absorbiéndote en un oscuro abismo. Gritando silenciosamente tiemblas y caes, sobrevolando lo que parece un pozo sin fondo. Después, sin previo aviso, tu descenso se detiene en la dura superficie del suelo. En el doloroso momento del impacto, de manera anticipada, te despiertas definitivamente. Pero no sientes alivio, en ese preciso instante experimentas un intenso sonido que te golpea en tu ser más profundo. Miras alrededor pero no ves destrozo alguno. Te levantas, das vueltas a la habitación. Pero de nuevo no encuentras ningún daño. ¿Que ha ocurrido? La único que tienes por seguro es que ya no serás capaz de volver a dormir porque todavía estas resonando con el reciente encuentro. « Leer el resto de esta entrada »

Ritmo

agosto 4, 2012 § Deja un comentario

 

El ritmo es originalmente un ritmo de los pies. Todo hombre camina, y como camina con dos piernas y golpea alternativamente el suelo con sus pies solo avanza si cada vez repite el mismo movimiento, así va produciendo, sea o no su intención, un ruido rítmico. Los dos pies nunca pisan con la misma intensidad. La diferencia entre ellos puede ser mayor o menor, según la disposición personal o el humor de cada cual. Pero también podemos caminar más deprisa o más despacio, podemos correr, detenernos bruscamente o saltar.

El hombre siempre ha prestado oído a los pasos de otros hombres, y seguro que estaba más pendiente de ellos que de los propios. También los animales tenían para él un modo de andar familiar. Muchos de ellos poseían ritmos más ricos y perceptibles que los de los hombres. Los ungulados huían en manadas como regimientos de tambores. El conocimiento de los animales que lo rodeaban, lo amenazaban y a los cuales daba caza fue el saber más antiguo del hombre. Aprendió a conocerlos por el ritmo de sus movimientos. La escritura más temprana que aprendió a leer fue la de las huellas: era una especie de notación musical rítmica que existía desde siempre; se imprimía espontaneamente en el suelo blando, y el hombre que la leía asociaba a ella el ruido de su origen.

Muchas de estas huellas aparecían en gran número y muy próximas entre sí. Los hombres, que originariamente vivían en pequeñas hordas, podían tomar conciencia, mediante la tranquila observación de esas huellas, del contraste entre el escaso número de su horda y aquel otro, enorme, de algunas manadas. Estaban hambrientos y siempre en busca de una presa; cuantas más presas, mejor para ellos. Pero también querían ser más. El hombre siempre ha sido extremadamente sensible a su propia multiplicación, lo que en ningún caso debe entenderse solo como aquello que se designa, usando una expresión insuficiente, con el nombre de afán de procreación. Los hombres querían ser más en un lugar y momento determinados. El gran número de la manada a la que daban caza, y su propio número, que deseaban ver acrecentado, se hallaban vinculados en su sentimiento de un modo muy particular. Y ellos expresaban todo esto mediante un estado de excitación común que definiré como masa rítmica o masa palpitante. [Elias Canetti, Masa y Poder]

T.emporary A.utonomous Z.one: El fenómeno Rave

marzo 5, 2012 § Deja un comentario

La siguiente presentación fue confecionada por motivo de la exposición Arde la calle de Miguel Trillo el pasado Viernes, 2 de Marzo, en el centro Agora de A Coruña. Obra de Martín Cebreiro, Rosendo González y Jah Shaka.

Bass Materialism

noviembre 11, 2011 § 1 comentario

“In Jamaican soundsystem practices related to reggae, dub and dancehall, intense vibrational enviromenents are enacted, producing an ecology of affects in wich bodies and technologies, all functioning as transducers of energy and movement from one to another, are sumerged. Consistent with a conception of the affective body as resonance chamber, Julian Henriques has explroed the functioning of what he terms Sonic Dominance within the soun system session. For Henriques, sonic dominance is a condition in wich hearing overrides the other senses, displacing the reign of vission in the hierachy. […] In particular sound system cultures deploy what we would term a BASS MATERIALISM in achieving this rearregement of the senses. […] Unlike the futurist, avant-gardist legacy or rockist legacy of (white) noise music an its contemproary disciples, with its fetishization of midrange frequencies, the dancehall system simultanously inmerse/attract and expels/repels, is hard and soft, deploying waves of bass, and inmense magnet that radiates tropugh the body of the crowd, constructing a vectorial force field, the throbbin crowd” (Steve Goodman aka Kode9: Sonic Warfare,sound affects and the ecology of fear, pag. 28)


Materiales
> Sonic Bodies: Reggae Sound Systems, Performance Techniques and Ways of Knowing [Julian henriques]
> Beyond Representation and Signification: Toward a Sonic Materialism [Christoph Cox]

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Música en La Ciudad TecniColor.